Quiénes somos
Desastres en el mundo
Energía nuclear en México
Galería
Contacto


Presión ecologista sobre Garoña

 

22 de mayo del 2013-. Cuando el cierre definitivo de la central de Garoña parecía más cerca, fijado ya para el 6 de julio, Nuclenor reventó el horizonte con una última intentona para alargar la vida de la planta. Hoy, el Consejo de Seguridad Nuclear (CSN) desvelará si acepta la solicitud de prórroga por un año. De hacerlo, habrá ganado el poderoso lobby español frente a la mayoritaria oposición ciudadana y política. Una victoria que parece segura, dada la demostrada influencia del gigante eléctrico, el posicionamiento favorable del PP a la continuidad de la central y el nerviosismo manifiesto de quienes se oponen a los reactores atómicos. El colectivo social Araba sin Garoña ha reclamado ya la intervención de la fiscalía, convencido de que si se diera el visto bueno se podría acusar a sus responsables de un delito de prevaricación. Pase lo que pase, la plataforma antinuclear instó ayer a los ciudadanos a participar en la concentración del sábado ante la Diputación alavesa bajo el lema  Nuclenor y Gobierno del PP, no seáis sinvergüenzas . El colectivo mantiene que se "está jugando con la seguridad y la vida de las personas". La central burgalesa, la más antigua del Estado, "no respeta los criterios de funcionamiento y no ha implantado las medidas de seguridad pertinentes tras la catástrofe de Fukushima". Abrir las puertas a un nuevo permiso por un año, tiempo en el que el dueño no podría generar electricidad pero sí pedir la renovación de la licencia, supondría además "la sumisión del poder político a los intereses de las multinacionales eléctricas". Y ese es el escenario previsible, dadas las declaraciones del ministro de Industria. Allá donde le preguntan, José Manuel Soria iza la bandera atómica sin disimulo.

Ecologistas en Acción advirtió ayer de que existen "negociaciones secretas y escandalosas" entre el Gobierno y las empresas eléctricas. Endesa e Iberdrola mantuvieron en los últimos meses un pulso con el Ejecutivo de Rajoy para que se paralizara la ley que grava la generación de residuos radiactivos y para que prolongara la vida de las nucleares. El elemento de presión fue Garoña", cuya vida el PP se había comprometido a alargar en su programa electoral aunque en 2009 se hubiera fijado para el 6 de julio de 2013 el cese de explotación de la planta. Por eso, la sola petición de la prórroga es para este colectivo "un indicio" de oscuras gestiones entre ambas partes.

Si el CSN permite que la planta burgalesa siga otro año en parada fría mientras el dueño intenta llegar a nuevos acuerdos con el PP, la credibilidad de este organismo "quedará en entredicho". Ecologistas en Acción cree que no se puede tener listo un informe en tan poco tiempo sobre la conveniencia o no de mantener abierta la central si no es porque se pide a los técnicos que escriban al dictado. Justo lo que todos los opositores a Garoña se temen que va a suceder. Eguzki confesaba ayer su pesimismo y lamentaba que el debate sobre el aplazamiento del cierre de Garoña esté ocultando el verdadero problema: "la falta de seguridad, ya que esté produciendo o no energía es una central con graves defectos que pone en riesgo tanto a los habitantes del entorno como al medio ambiente".

 

Nota completa:  http://www.deia.com/2013/05/22/sociedad/estado/presion-ecologista-sobre-garona